En Sakana convertimos la materia orgánica en abono

julio 10, 2021

Para que la materia orgánica generada en nuestros hogares se convierta en compost es necesario separarla bien y depositarla en el contenedor correspondiente. Al convertirse en compost podremos enriquecer nuestras huertas y cerramos el ciclo.

¡Ven y conoce el viaje que hace la materia orgánica en Sakana!

Antes de comenzar este viaje debemos saber que reducir la materia orgánica que generamos está en nuestras manos. Hoy en día y según los datos de Naciones Unidas, un tercio de los alimentos producidos se pierden o derrochan. En el caso de la fruta y verdura esta cifra asciende a unas pérdidas del 45%. Queremos recordar que en Navarra también, según las estimaciones del Ministerio de Transición Ecológica, más de 115.000 toneladas de alimentos se convierten en residuos, de los cuales un 42% se desperdician en los hogares. Por tanto en Navarra, y en Sakana también, cada habitante tira a la basura 75 kg de alimentos de media al año. Entre algunas de las causas encontramos una mala planificación en la compra, mala conservación, mala programación en el consumo, la preparación de raciones excesivas, etc. ¡Tenemos mucho que mejorar!

Es por ello que queremos recordar algunos consejos que nos pueden ayudar a no desperdiciar tanta comida, porque el mejor residuo es el que no se genera:

  • Programar el menú semanal.

  • Comprar responsablemente.

  • Consumir productos de temporada.

  • Conservar adecuadamente los alimentos.

  • Ser creativo y realizar recetas con sobras.

  • Pedir para llevar a casa las sobras en los restaurantes.

Tal como venimos describiendo, sólo deberíamos generar la materia orgánica imprescindible y para que esta materia orgánica pueda reciclarse se debe separar bien, para que pueda hacerse una recogida separada de la misma. En el cubo o contenedor marrón de la materia orgánica se deben echar todos los residuos de la siguiente lista: peladuras de fruta y verdura, residuos de pasta, arroz o legumbres, cáscaras de frutos secos, cáscaras de huevos, restos de carne, pescado y marisco, corteza de queso, corchos, palillos, palos pequeños de madera, papel de cocina sucio, servilletas de papel blancas, papel de las magdalenas, pañuelos de mocos, posos de café, filtros de café, restos o bolsitas de infusiones y restos de pan y galletas.

La materia orgánica recogida en Sakana se convierte en compost. Para ello puede tomar diferentes caminos, ya que Mancomunidad de Sakana tiene implantados diferentes sistemas de recogida. Se puede hacer compost, en casa o de forma comunitaria, o se puede sacar a los postes, en el sistema puerta a puerta, o depositar en el 5º contenedor marrón.

Aquel que tenga un terreno, podría optar por hacer compost en casa solicitando al Servicio de Residuos de la Mancomunidad una compostera. En estas composteras la materia orgánica se convertirá en compost minimizando la distancia que recorre, pues solo viaja desde la cocina de casa a la compostera que está en la huerta.

Hasta hace muy poco, en los pueblos pequeños de Sakana (Ziordia, Lizarragabengoa, Ergoiena, Arruazu, Irañeta y Arakil), cerca de las casetas de aportación había composteras comunitarias para depositar la materia orgánica. Desde el confinamiento y por reajustes de plantilla, el personal que realizaba el mantenimiento de estas composteras pasó a las rutas de recogida y por tanto se cerraron estas composteras. En sustitución, se colocaron contenedores marrones en las casetas de aportación o en las inmediaciones de la compostera para depositar en ellos la materia orgánica. De ahora en adelante para afianzar la recogida de la materia orgánica se mantendrán estos contenedores pasando a retirar las composteras comunitarias.

En los pueblos en los que está instaurado el sistema de recogida puerta a puerta (Olazti, Urdiain, Iturmendi, Bakaiku, Etxarri Aranatz, Arbizu, Lakuntza y Uharte Arakil), había también composteras comunitarias. Por falta de personal para hacer un correcto mantenimiento de las mismas, desde el confinamiento se han mantenido cerradas. Durante todo este tiempo la materia orgánica se ha recogido en los postes.

En Lakuntza y Ziordia, el Ayuntamiento ha decidido retirar estas composteras y de ahora en adelante la materia orgánica deberá sacarse sí o sí a los postes. En el resto de pueblos está por ver si salen personas voluntarias para el mantenimiento de las composteras. En caso de que hubiera voluntarios o voluntarias para las labores de mantenimiento, se volverían a poner en funcionamiento. Si no los hubiera, las composteras se retirarán y la materia orgánica deberá sacarse a los postes para que sea recogida los lunes y los jueves. La materia orgánica se debe sacar en los cubos marrones que entrega Mancomunidad para que los puntos de recogida se mantengan limpios. Cuando la materia orgánica se saca en bolsas, estas muchas veces se rompen y los puntos de recogida se ensucian mucho. En caso de necesitar cubo tenéis que acudir a cogerlo a las oficinas de la Mancomunidad de Sakana que tiene en Arbizu en UtzubarEKOgunea. El horario de atención al público es de lunes a viernes de 9:00 a 14:30.

En Altsasu, desde 2018 está incorporado el 5º contenedor marrón para depositar la materia orgánica. Es un contenedor que funciona con llave para el uso de la población que separa correctamente la materia orgánica y así recoger una materia orgánica de calidad. Actualmente alrededor del 26% de la población se ha apuntado al 5º contenedor. Ello conlleva que alrededor del 40% de lo que se deposita en el contenedor de rechazo (verde) siga siendo materia orgánica., y por tanto desgraciadamente, miles y miles de toneladas de residuos siguen viajando hasta el vertedero del Culebrete situado en Tudela.

Kit que se entrega para depositar la materia orgánica en el 5º contenedor marrón.

En esta línea, hay que decir que está en manos de cada vecino y vecina acortar el viaje que realiza la materia orgánica. De hecho si se deposita la materia orgánica en el contenedor marrón, los camiones del Servicio de Residuos de la Mancomunidad de Sakana lo transportan a la Planta de Compost de reciente apertura en Arbizu, convirtiéndose en abono. En esta dirección y con afán de mejorar la gestión de los residuos reduciendo el impacto al medio ambiente, os invitamos a utilizar el contenedor marrón en Altsasu. Para ello deberéis llamar al teléfono gratuito 900 730 450, apuntaros al 5º contenedor y se os entregará un kit para separar la materia orgánica: un cubo aireado de 10l, bolsas compostables, la llave para abrir el contenedor marrón y una guía de reciclaje. En caso de necesitar adquirir bolsas compostables y/o una llave nueva, se puede acudir al Punto Limpio Fijo de Altsasu situado en el paraje de Otadia (horario de atención al público de lunes a viernes de 9:00 a 14:30) o al punto limpio móvil, que suele estar los miércoles en el mercado de 9:00 a 11:30 y los viernes, en la calle San Juan de 9:45 10:45 y en la plaza Zumalakarregi de 10:45 a 11:45.

En Altsasu también hay opción para hacer compost de manera comunitaria, ya que existen dos zonas para ello. Una se situa en Otadia y otra en Idertzagain. Desde el confinamiento estas composteras han estado cerradas por falta de mantenimiento, pero está previsto que pronto se vuelvan a poner en marcha después de hacer una puesta a punto incluyendo alguna mejora. Estas composteras están cerradas y la llave se deberá adquirir en la Mancomunidad cuando se pongan en funcionamiento.

En el caso de Irurtzun, de momento se ha apostado por las composteras comunitarias para separar la materia orgánica. El que quiera aportar su materia orgánica en estas composteras, debe adquirir la llave de la compostera de su barrio en las oficinas de la Mancomunidad situadas en UtzubarEKOgunea en Arbizu. Para que el proceso del compostaje vaya sobre ruedas, es necesario aportar sólo materia orgánica bien separada, lo más troceada posible y taparla con el estructurante que suele estar en los cajones que acompañan a las composteras.

Es de resaltar que la gestión de la composteras comunitarias de Irurtzun ha sido ejemplar, ya que desde un principio el mantenimiento de cada compostera la han realizado personas voluntarias y la materia orgánica recogida ha sido siempre de muy buena calidad. Aun así, el porcentaje de la población que se ha sumado a esta iniciativa ronda el 24,86%, lo cual implica que para mejorar la separación debe participar más población. Cualquier Irurtzundar que quiera empezar a separar la materia orgánica tiene que contactar con las educadoras del Servicio de Residuos en el teléfono gratuito 900 730 450 para recibir información y adquirir el material.

Sea cual sea el sistema de recogida, puerta a puerta o contenedor marrón, los camiones de la recogida transportan toda la materia orgánica a la Planta de Compost de Arbizu. En esta planta también se recepcionan todos los restos de poda de Sakana, que triturados sirven de estructurante para el proceso del compostaje. Por tanto una vez descargada la materia orgánica se mezcla con el estructurante y se coloca en pilas alineadas. Estas pilas de vez en cuando se voltean para asegurar una buena aireación. Al igual que sucede en la naturaleza, la materia orgánica irá perdiendo agua y se irá descomponiendo, hasta convertirse en una tierra oscura que es el compost. Al cabo de seis meses más o menos, una cáscara de naranja que generamos en casa, tras este viaje, se convertirá en compost. Este compost se criba, para descartar materiales que todavía no están totalmente descompuestos, y queda en una enmienda o sustrato fino apto para el abono de huertas, jardines y flores.

Y es que, para tales fines, el compost producido se sigue repartiendo entre los Sakandarras en UtzubarEKOgunea. Es un compost de muy buena calidad. Las analíticas de este año lo han clasificado de clase A, y por tanto es apto incluso para su uso en agricultura ecológica. Cualquiera que esté dado de alta en el Servicio de Residuos de la Mancomunidad, puede adquirir cinco sacos al año: tres en primavera y dos en otoño. Para ello se pueden traer los sacos de casa. En caso de no tener sacos, Mancomunidad entrega los sacos que Piensos Unamuno le guarda para reutilizar. Hay que dar el nombre en las oficinas y las educadoras del Servicio de Residuos indican donde está el compost para llenar los sacos.

Este año, el 11 de junio de 2021, a las 9:05 de la mañana se repartió el kilo 100.000. Sin llegar siquiera a la mitad del año, se han repartido más de 100.000 kilos de compost. Se dice pronto, pero el haber repartido entre los Sakandarras toda esta cantidad se debe a todos esos vecinos y vecinas que han separado correctamente la materia orgánica y gracias al arduo trabajo del Servicio de Residuos de la Mancomunidad.

Vecinos de Hiriberri que adquirieron el kilo 100.000 de compost.

¡Sigamos mejorando la gestión de los residuos y ayuda a que la materia orgánica haga este viaje!


<< volver